Octubre 9, 2018

By

En sintonía con los tiempos, el español Antonio García Villarán dispara en YouTube contra varias vacas sagradas del arte contemporáneo. Su estilo mordaz y categórico le han proporcionado más de 280 mil suscriptores, varios de ellos alumnos de arte que ya empiezan a hablar de “hamparte”, un concepto utilizado por el crítico para denunciar la inflación que existe en el mercado del arte, donde cada vez es más difícil distinguir al genio del impostor.

por matías hinojosa

El 21 de diciembre de 2017 marcó un punto de inflexión para el canal que Antonio García Villarán tiene en YouTube. Llevaba un tiempo subiendo material cada semana e intentando responder a todos los comentarios que le dejaban. La obra de Miró, Van Gogh o Yoko Ono, incluso las pinturas de David Bowie, habían sido analizadas por el youtuber, quien llamaba la atención con un estilo mordaz y categórico. Pero pese a esta popularidad ascendente, todavía faltaba que García Villarán comentara la obra de una artista que le pedían mucho: Frida Kahlo. Y ese fue el video que terminó llevando las cosas a otro nivel.

“Ese video –cuenta García Villarán por Skype desde Sevilla– lo subí por la mañana y al mediodía empecé a leer y contestar comentarios, después comí, me fui a trabajar, volví a las nueve de la noche y seguí contestando comentarios. Cené haciéndolo. Y no paraban. Estuve así hasta las dos de la mañana, que fue cuando me rendí: estaba muerto de sueño y dije ‘no puedo’. Y la cosa seguía y seguía”.

Actualmente, el video de Frida Kahlo acumula 637 mil visitas y más de siete mil comentarios. En él, García Villarán dictamina, entre otras cosas, que la pintora mexicana “es la reina del merchandising” y “todo lo contrario a una feminista”. Para fundamentar este último punto, usa el diario de vida publicado por la artista, con el que intenta demostrar su actitud sumisa y tolerante frente a las infidelidades de su marido, el también artista Diego Rivera. Pero el análisis del youtuber se enfoca principalmente en las pinturas, las que valora con tibieza: aunque le gusta su universo simbólico, opina que Kahlo “no era una artista de primer nivel”.

 

 

Nacido en Sevilla en 1976, García Villarán es doctor en Bellas Artes y licenciado en las especialidades de pintura y escultura. Se ha desempeñado como profesor en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla y como gestor cultural. Hoy combina su trabajo de youtuber con las clases de dibujo que da en la plataforma online Udemy y en su propia academia Crea13. También prepara un libro, un espectáculo en vivo (que llevará al escenario lo que hace en internet), pinta y escribe poesía.

“Yo antes quería ser profesor de universidad, de hecho he sido profesor universitario, pero ahora soy profesor de universidad en todas las universidades del mundo, porque ponen mis videos para hacer clases y aprenden conmigo. Es difícil que un profesor que no sea youtuber haga llegar sus ideas a tantísima gente”, afirma García Villarán, cuyo canal registra 207 videos subidos (entre clases, críticas y testimonios personales) y más de 280 mil suscriptores.

Un canon femenino

Cuando estudiaba su licenciatura, observaba con perplejidad cómo los profesores se extendían en sesudas explicaciones teóricas que intentaban transmitirle el entusiasmo por nombres como Duchamp, Miró y Warhol. Se trataba de un canon contemporáneo que había que aprender, pero García Villarán mantenía sus dudas. “Para mí fue difícil asimilarlo. Me metieron en la cabeza que Miró era buenísimo, y yo lo intenté, porque me decía ‘¿estaré yo mal? ¿Soy tonto porque no lo entiendo?’. Luego he investigado, investigado, investigado, y me he dado cuenta de que no, que Miró no tiene nada”.

Algunos de sus artistas favoritos, y que cita regularmente en sus críticas, son El Bosco, El Greco y Velázquez.

Sus videos de crítica nacen con el fin de compartir con un gran número de personas sus propias conjeturas sobre esta materia: ¿Por qué Dalí ocupa el lugar que ocupa? ¿Cuáles son sus méritos? ¿Qué hace que Yayoi Kusama sea una de las artistas vivas más cotizadas? ¿Por qué se reverencia a Yoko Ono en el mundo entero? Son preguntas a las que García Villarán intenta dar respuesta.

“Joan Miró, el peor artista de la historia del arte” es el título de uno de sus videos más visitados. En este, asegura que el pintor “es uno de los que está más sobrevalorados en la historia del arte”, y que comparado con otros surrealistas, como Magritte, De Chirico y Dalí, sus obras son de “muy bajo perfil”. “¿Qué es lo primero que se te ocurre al hacer cualquier forma cuando estás aburrido? ¿Cuáles son las formas que te salen por naturaleza? Pues, por ejemplo, una estrella, pero no una estrella compleja, sino una estrella con líneas cruzadas, o bien una espiral –todo el mundo hace espirales–, ojos –todo el mundo dibuja ojos–”, comenta el youtuber en el video. “La pintura de Miró está lleno de esto. No se comía el coco para nada. Es una pintura simplista. Tanto es así que no se come el coco ni para poner los colores. Ves las obras de Miró y todas tienen los mismos colores. Parece que coge un azul y con ese azul lo hace todo”. En cerca de 19 minutos y con la ironía acostumbrada, repasa algunas obras del pintor, como el Tríptico azul y Pintura sobre fondo blanco para la celda de un solitario. Dentro de los comentarios, la mayoría se muestra favorable con su punto de vista, pero hay opiniones que critican su enfoque principalmente técnico. “Estás valorando solo el sentido artesanal de su obra”, dice uno de estos. “Miró es un pintor de vanguardia y pretendía escandalizar mediante lo que llamaba ‘asesinato de la pintura’”.

 

 

“¿Fue Duchampo el autor de la fuente?”, “¿Antisistema de qué? Bansky y el arte de la doble moral”, “La cursi y repetitiva obra de Andy Warhol”, “Van Gogh, el peor de los pintores impresionistas. El mejor como producto”, son otros títulos que se pueden encontrar en su canal.

Pero no todo es echar por tierra, también el youtuber dedica videos a la divulgación de artistas poco conocidos u olvidados, cuyas obras han sido relegadas a un segundo plano, ensombrecidas por los grandes nombres. En este aspecto, se ha preocupado por subrayar el papel de las mujeres en el arte. Las obras de Hilma af Klint, Leonora Carrington y Louise Bourgeois, por ejemplo, han sido resaltadas por García Villarán.

Estos videos, por otra parte, sirven para entender cuáles son sus preferencias estéticas. En sus análisis suele valorar positivamente el cuidado en la ejecución técnica –sobre todo en el dibujo, la composición y el trabajo de color–; también las resonancias simbólicas que encierran los cuadros, prefiriendo las obras ricas en elementos interpretativos. Favorece además a aquellos creadores que presentan un repertorio variado. Algunos de sus artistas favoritos, y que cita regularmente en sus críticas, son El Bosco, El Greco y Velázquez.

El hamparte

Hay otro hito en el canal de García Villarán. Sucedió el 8 de junio de 2017, cuando subió el video “Respuesta a Avelina Lésper ¿arte o hamparte?”. Esta sería la primera vez que usaría aquella palabra. Una palabra que insospechadamente ha ganado aceptación entre sus seguidores y que el youtuber, medio en broma, inventó en esa oportunidad para comentar un libro de arte contemporáneo. Con el término, que mezcla las palabras hampa y arte (haciendo alusión a la mafia y los pillos), se quiere apuntar a aquellas obras que se cotizan a un alto precio en el mercado del arte, aunque no tengan gran valor artístico. Para ejemplificar a qué piezas se refiere, García Villarán menciona en ese video las obras Vaso de agua medio lleno y Pan con pan, del cubano Wilfredo Prieto.

“Pienso que en el XX hubo un punto de inflexión, en el que se desbarató todo, y que fue la invención de la abstracción. En ese momento la baraja se cayó y ahora hay que volver a ordenarla”.

Como ninguna otra cosa, la palabra “hamparte” le ha demostrado el poder de las redes sociales como medio de propagación. “Hay un fenómeno que me dicen mucho en privado –que me sorprende también–, y es que muchos alumnos de escuela de arte, en la clase, le dicen al profesor ‘eso es hamparte’. Luego hay dos o tres compañeros que saben lo que es, se lo explican al profesor y discuten el concepto. Es una cosa increíble”, cuenta el sevillano.

Ahora la palabra se lee por todas partes en su canal y él la aplica con naturalidad en sus análisis. Incluso otros youtubers, como el comentarista de música Alvinsch, usan el concepto en sus propios videos.

Los hampartistas que más se mencionan en su canal, además de Wilfredo Prieto, son Yoko Ono (“la reina del hamparte”), Andy Warhol y Damien Hirst. En relación a este último, los seguidores de García Villarán, el 27 de mayo de este año, boicotearon su página de Instagram, llenando con el hashtag #hamparte una imagen donde se veía una de sus Spot paintings. En cuestión de pocas horas acumularon cerca de dos mil comentarios.

“Damien Hirst se aprovecha de esa idea de que todo lo que el artista toca con su dedo es arte. Y eso no es así. Ni que el artista fuera Rey Midas. La única arma para poner ese tipo de arte en su sitio es nombrándolo de otra manera, diciendo que es hamparte, quitándole así su valor económico. No podemos hacer otra cosa. Porque lo único que tienen ellos es eso, piezas carísimas que se les atribuye un valor inexistente. Te dicen ‘es arte porque me ha costado un millón de dólares’. Eso no tiene sentido”.

 

 

¿Qué circunstancias o personajes crees que nos han llevado a esta situación?

Hasta ahora se ha escrito la historia del arte con los ojos de los poderosos, quienes han tenido dinero e influencia, como Leo Castelli, que fue un galerista de los 50 y 60 que inventó prácticamente toda la vanguardia de Estados Unidos. Él era un italiano judío, que tenía mucho dinero, que sabía de arte y que cogió a los artistas que a él le parecían (Warhol, Rothko) y a algunos les daba un sueldo para que pintaran. Incluso inventó, lo que ahora se usa mucho, lo de la lista de espera. Esto no me parece mal, pero creo que ha llegado el momento de redefinir y decir que esto es arte, pero un tipo de arte que yo llamo hamparte.

 

¿Cómo te tomas las críticas que puedan venir de la academia, que ciertamente pueden tener un prejuicio sobre la figura del youtuber?

Me interesan las opiniones que aporten algo, vengan de donde vengan, pero si se parte de un prejuicio (“es un youtuber”), entonces esa perspectiva no va dejar ver lo que yo hago. Hay una cosa que pasa normalmente y es que los de la vieja escuela, cuando empiezan a ver mis videos, sienten cierto rechazo al principio, pero después, cuando ven tres o cuatro, ya dicen “oye pues que está diciendo cosas interesantes”. Eso es una cosa normal de gente que no está acostumbrada a ver videos de YouTube, pero tampoco he tenido tanto rechazo, al contrario. Incluso los profesores de universidad ponen mis videos en sus clases, o sea que no he tenido a la vieja escuela buscándome con antorchas para quemarme.

 

“Se le está dando demasiado valor al artista sin mirar su obra, se están premiando los currículums”.

La mayoría de tus videos toman artistas o movimientos del siglo XX, ¿te parece que a partir de ese siglo la historia del arte se vuelve más problemática?

El siglo XIX y XX son los que más he estudiado. También pienso que en el XX hubo un punto de inflexión, en el que se desbarató todo, y que fue la invención de la abstracción. En ese momento la baraja se cayó y ahora hay que volver a ordenarla. Me interesa mucho ese período histórico, porque las reglas cambiaron y se generó una bola de nieve: apareció un grupo de gente que, como Duchamp puso un urinario y se hizo famoso, piensa que puede hacer cualquier cosa, como poner una caja de cerillas o una manzana, y decir que es una obra de arte. Pero no, no es así. Eso es hamparte. Además, todo apoyado con manifiestos, que hay no sé cuántos, y todos muy similares entre sí, quizás con cuatro puntos distintos.

 

¿Qué valores se han perdido en el arte?

Se le está dando demasiado valor al artista sin mirar su obra, se están premiando los currículums. No me vale esa idea de que todo lo que hace Picasso, por ser Picasso, es bueno. Ni siquiera el propio Picasso pensaba que todo lo que hacía era bueno. Hay que terminar con eso del Rey Midas, de que todo lo que hace fulanito, como es artista, es arte.

 

El concepto de “hamparte” lo inventas para referirte a esa situación.

Es que no entiendo a la gente que dice “esto es arte y esto no”. Ahí entramos en arenas movedizas. Lo que sí podemos es decir: “Este arte es de mejor calidad, este de peor calidad y esto es hamparte”. Entonces la palabra funciona. Y eso lo vio la misma gente que la está usando. A mí me gustaría que llegase un momento en que alguien hablase conmigo y mencionara la palabra hamparte sin saber que yo la he hecho. Eso creo que sería el gran triunfo.

 

About the Author

 

Leave a Reply