Abril 11, 2018

By

por manuela yáñez

Gran impacto causó la información de que la psicoanalista y filósofa Julia Kristeva haya sido agente del servicio secreto de Bulgaria durante la Guerra Fría, luego de que la Comisión de Archivos de ese país desclasificara los registros del organismo de inteligencia. Kristeva, desde luego, salió al paso de la denuncia, calificándola de “grotesca y completamente falsa”.

Sin embargo, al parecer algunos antecedentes ya andaban circulando por París. No en vano, hace tres años el escritor Laurent Binet incluyó a la Kristeva en La séptima función del lenguaje, novela que ficcionaba la muerte del crítico Roland Barthes. En el libro, Barthes, que en realidad murió atropellado, es víctima de una conspiración que tiene como sospechosos a varios académicos, entre ellos Deleuze, Lacan y Foucault. Pero otra de las sospechosas es Julia Kristeva, quien, ¡sorpresa!, aparece como espía de la inteligencia búlgara.

Al referirse al hecho, Binet señaló que “preferiría (que la realidad) no supere mis ficciones. Encuentro que sería un poco vejatorio para mi imaginación”.

Lea la nota completa en London Review of Books: https://www.lrb.co.uk/blog/2018/04/03/maria-dimitrova/a-jar-a-blouse-a-letter/

About the Author

 

Leave a Reply