Juan Emar en Estados Unidos y Europa

 •  0

Abril 27, 2017

By

Editorial Alquimia publicará en las próximas semanas Diarios de viaje, de Juan Emar, un documento que contribuye significativamente a comprender el universo creativo del autor de Un año, quien remeciera el ambiente cultural en los años 20 con sus “Notas de arte”, publicadas en el diario La Nación justamente después de esta travesía. En este diario, del que ofrecemos un adelanto, ya se aprecia su inclinación por las artes visuales, la inestabilidad del ánimo y el fructífero periplo vital antes de que se recluyera en un fundo del sur de Chile para escribir Umbral.

 

Este viaje a Estados Unidos y Europa constituye sin duda uno de los más importantes en la vida de Álvaro Yáñez Bianchi, quien luego utilizaría el seudónimo de Juan Emar. Casado hace casi un año con su prima, Herminia Yáñez –conocida como «Mina»–, viaja con ella como parte de la misión diplomática que preside su padre, Eliodoro Yáñez, cuyo fin es participar en las negociaciones entre Chile y Perú sobre el tratado de Ancón y el caso de Tacna y Arica, del que, a partir de 1919, Estados Unidos era árbitro. El 12 de marzo de 1919, se embarcan en el Huasco, barco de la Compañía Sudamericana de Vapores, rumbo al canal de Panamá, inaugurado pocos años antes. Tras paradas en los puertos de Antofagasta, Iquique y Arica (con viaje a Tacna de por medio), Callao y Chimbote, el vapor se adentra guiado por faroles flotantes en el complejo sistema de esclusas.

Su estadía en Nueva York es de un mes y medio, y es en esos días donde probablemente se desarrolla gran parte de las labores de la misión diplomática. El registro del diario se pierde en Nueva York, a finales de abril, y recién a comienzos de junio Pilo retoma su escritura.

El 12 de junio de 1919, la misión se embarca nuevamente, esta vez rumbo a Europa. Viajan durante ocho días para llegar al puerto inglés de Falmouth, desde donde zarpan el 21 de junio para descender al día siguiente en Boulogne y tomar un tren rumbo a París. Tras un par de semanas de paseos, encuentros con amigos y conocidos, un grupo parte a Le Havre y Rouen y, días más tarde, a poco menos de un año de terminada la Primera Guerra Mundial, al «frente de batalla», donde visitan Nancy, Estrasburgo, Sarreguemines, Verdún y Reims, entre otras ciudades y pueblos franceses cercanos a la frontera con Alemania.

A su regreso a París, Yáñez Bianchi escribe el 22 de julio: «Concluyó la Misión». Si bien en diversas fuentes se ha comentado que Pilo y Mina habrían abandonado la misión diplomática para lanzarse a la vida parisina, este diario sugeriría una nueva posibilidad, pues además de consignar que la misión había terminado, al día siguiente Álvaro Yáñez escribe: «Paso el día en cama, mal de ánimo. Nervioso, llantos. Algo tengo sin duda». Pilo se interna en la clínica de Neuilly-sur-Seine y se interrumpe la escritura, que retoma un mes y medio después para dar cuenta de los pormenores de su estadía en la clínica y su tratamiento a base de duchas, inyecciones y choques eléctricos. Este evento es probablemente uno de los más significativos indicios de la neurastenia, que años más tarde Emar comenta en sus cartas a Guni.

En este cuaderno («Cuaderno I. Diario 1919») destaca el uso de un complejo sistema de símbolos que si bien ha aparecido parcialmente en otros diarios, evidencia su consolidación como estructura conceptual. Solo algunos de ellos han sido decodificados. Para ello han resultados fundamentales algunos diarios, como «Ideas», y la simbología incluida en Umbral, incluida en esta edición. Esta última es bastante completa, aunque su momento de elaboración no es claro (podría ser décadas después) y no parece aportar del todo a la simbología utilizada en 1919.

 

* Nota de la redacción: para efectos de esta publicación en la web, y ante la imposibilidad de replicar los símbolos y dibujos de Emar, hemos optado por colocar (*).

 

Viaje a Estados Unidos, 1919

Nueva York:

Mi. Marzo 12.-

Salimos de la Estación Mapocho a las 7.45 am. Algunos amigos (Alejandro, Hernán, Mujica, etc.) nos van a despedir. Sus llegadas, adioses y partidas rápidas. En Quillota sube Valdés con un ramo de flores. En Viña, Violeta y Pancho Guerrero. Llegamos a Vlpo. a medio día. Los Polhammer. Sus apariciones. Como embajadores de Vlpo. Algo obligada su compañía y conversaciones en esos momentos. Almuerzo en El Club de la Unión. Obligado. Después conversaciones con Valdés y Alegría. Datos para París. Nos embarcamos a las 2½ Pm. Despedidas en el muelle, gente, saludos, muchedumbre, etc. En el Huasco de la C° S.A. de V. A bordo confusión y griterío de gentes que suben y bajan. Calor insoportable. Alrededor del buque el mismo movimiento que en todos los puertos. Despedida con llantos de Flora y Pepe. Tristeza. Vago sentimiento de injusticia. Compasión y arrepentimiento. Zarpamos más o menos a las 5. Mar movido. Instalándonos. Mamá, Luisa y Garro se marean.

Junio, 12.

Nueva York, la ciudad misma, buena impresión, magnífica, grande, imponente. Costeada por 2 ríos que se unen en la bahía, el Hudson y el East River. El 1° separa a N.Y. de New Jersey y el 2° de Brooklyn. A N. Jersey se une N.Y. por los ferry boats y líneas subterráneas de subway, y a Brooklyn por grandes puentes, los 2 principales de los cuales son el del mismo nombre y el de Manhattan. El extremo de la ciudad es llamado Down Town. Allí están los edificios altos, que es a mi manera de ver lo mejor de N.Y. Broadway es allí la arteria principal. Gran movimiento y bulla. En el extremo mismo de la ciudad Battery Park, (acuario). Bonita vista sobre el puerto siempre con una gran neblina. Down Town, sombrío, enorme, de calles que se cruzan y caracolean. Una montaña de edificios, con laberinto abajo. Luego barrios pobres, feos, inmundos. Barrio judío, chino (China Town), italiano, etc. Cada gran edificio es una ciudad en miniatura. Después de D.T. hacia el norte las calles se hacen regulares, llamándose las longitudinales avenidas y calles las transversales. Son numeradas todas y solo algunas tienen nombres. Llegan sus números a más de 200. Calles amplias, anchas, en general edificadas irregularmente con casitas malas al lado de enormes y sólidos edificios. La 5ª Av. es la principal. Desde Washington St. oscura, triste y vieja. Desde allí hasta el Central Park, nueva, hermosísima, de inmenso movimiento, con grandes tiendas y regias construcciones. Las principales calles que la cruzan son la 34, esquina ésta con la Biblioteca. Empieza el Central Park, largo y angosto. Bonito parque, pero inferior al de las otras ciudades americanas. En la 5ª Av., aquí, palacios y bonitas construcciones particulares. Frente a la 82 el Metropolitan. Siguen rectas las Av. hasta el Harlem, río que une los 2 principales. Más allá es el Bronx con grandes parques (zoológico) edificación algo diseminada. Broadway, larga calle que nace de D.T. y va en ángulo cortando las demás av. Entre las calles 30 y 50 gran comercio, teatros y de noche grandes luminarias. Riverside, paseo costeando el Hudson. Magníficas residencias, tumba de Grant, hermosa vista. Ferrocarriles elevados, subways, sobre todo en la 5ª Av. Gran movimiento y luces en el cruce de Broadway con 6ª. St. Y con 7ª (Times Square).

Museos: Metropolitan: Magnífico. Colecciones egipcias de 1er orden, gran colección de Armas, esculturas de todas las épocas, un enorme patio con trozos arquitectónicos y miniaturas de Notre Dame, Partenón, Panteón Romano, etc. Colección Rodin (Adán o El hombre primitivo y Eva) Cariátide. Salas de Miguel Ángel y renacimiento italiano. Colecciones medievales de Pierpont Morgant) En los altos: salas de pintura: Lindos Rembrant, primitivos, Puvis de Chavannes, Monet, Whistler, etc., etc. De 1er orden y variadísima no habiendo escuela que no se halle seriamente representada. Luego, salas orientales: amplias, serenas, de luz tibia y azulada, silenciosas, y cuajadas de estupendos objetos y obras de artes. Por fin tapicerías, encajes, alfombras, etc.

Desfiles… A todo momento, por cualquier motivo y en proporciones gigantescas y en los que rivaliza lo colosal con lo excéntrico. Por la 5ª Av. grandes desfiles de tropas (lugar de la Div. de N.Y. 30.000h) de pacos, de fantasía, de mujeres militarizadas y el [más] grande de todos los adminículos de guerra habidos y por haber y con escenas guerreras en carros alegóricos.

Escenas en las calles: en todas partes prédicas religiosas sobre todo sobre la Biblia. Siempre con gran público y siempre respetados por todo el mundo. Conferencia sobre mil puntos.

Amistades: Acario Cotapos que aquí vive solo entregado de lleno a su arte, la música. Con él pasamos y vimos lo más interesante de N.Y. Buen amigo que contribuyó enormemente al recuerdo agradable que nos deja nuestra estadía aquí.

Samuel Mandiola y Georgina, casados desde hace más de un año, viven siempre entregados al mentalismo pero más de capa caída. Con ellos fuimos el 4 de junio a East Orange (N.J) en busca del Dr. Bablit. También donde Mr. Goodyear, librero de ocultismo en 1400 Broadway.

Viaje a Europa

Francia

j- julio 17

STRASBOURG: Salimos temprano a Gérardmer, pueblito pintoresco al borde 157 del lago de su nombre y sitio de veraneo. Grandes selvas. Cascadas. Hermosísimo. (*) Cerca de la frontera con Alsacia un lindo punto de vista sobre una altura sobre (*) un valle con dos laguitos y una que otra casita. Al frente montañas y bosques.

En la cumbre de les Vosges, estaba la frontera. A unos cuantos metros del lado de Alsacia un gran hotel en ruinas donde venía el Kaiser. Almorzamos al aire libre, entre los árboles, y luego bajamos hacia las llanuras de Alsacia. Trincheras, abrigos, etc. Nos detuvimos en Colmar. Hermosísimo. Carácter. Pintoresco. Linda catedral; un museo más o menos; establecimiento de baños (nos acompaña un milico que nos invita a tomar té en su casa.– cigüeñas); casitas de color local; visita al caricaturista… Comemos en el hotel de la Gare y al oscurecerse salimos hacia Strasbourgo. Lindo crepúsculo con les Vosges al fondo sobre los cuales una silueta de castillos. Salida de luna. Llegamos tarde. Buscamos hotel. Al n todos repartidos en hoteluchos.

Clínica de Neuilly-sur-Seine

v. sept. 5

Mañana saldremos de la clínica después de mes y medio de permanencia aquí. En total, días agradables, con buen resultado, días tranquilos. El primer tiempo pasé mal, abatido y con el ánimo pésimo. Poco a poco fui mejorando. Me vio el Dr. Castaigne. Ni él ni los otros me encontraron nada. Nada en esta primera época. Leyendo cosas sobre la guerra. Levantándome poco. Empiezo el régimen.

El 2° período es de (*) sobre todo por parte de . Empieza en día que (*) va a París y llega tarde por lo que (*) se enoja. Ruchilde. Empieza este el 8 de agosto, que va (*) a dejar a Pepe Y y Raquel que parten a E. U., el 7 se vienen a despedir. El 10 sigue [Mina] por la (*) francamente. Dura hasta el 13 de agosto en la noche en que sucede el accidente (*). El 14 partimos los de casa a Compiègne. En la noche (*) bien y definitivamente. Le sigo escribiendo a Valdés. El 9 recibí carta de Ismael.– El 3er período es: buen ánimo, bastantes, algunos del todo nuevos como Viajes morrocotudos y Los dibujos del infierno. Días por la mayoría en el Parque, leyendo Rosacruces, que lo concluyo. Viaje por España de Gautier, etc. Jugamos. Vienen a menudo a verme Fabres, Thomson, Alberto y los de casa y una vez el Dr. Salas.– Duchas suaves por semanas; electricidad todas las tardes lo mismo que inyecciones. Al principio está además el Dr. que parte luego y es reemplazado por el Dr. Tardieu.– (*) seguido a París. El 31 de agosto se enferma la [Peta] por lo tanto muere (*).– Mismo día recibo carta de Cuto. De Valdés ni una palabra. Tarjetas de Acario.

 

Emar-tapa-frontal

Diarios de viaje, Paulo González (edición, transcripción, notas y prólogo), Editorial Alquimia, 2017, 192 páginas.

About the Author

 

Leave a Reply