By

Mientras en Chile acaba de llegar la biografía Roth desencadenado, de Claudia Roth Pierpont, diversos medios estadounidenses se preguntan si el novelista anticipó la candidatura de Donald Trump. No se trata de una anticipación literal, por supuesto, pero se enfatizan las similitudes entre el candidato republicano y el Charles Lindbergh retratado por Philip Roth en su novela La conjura contra América.

Esta obra, publicada en 2004, está ambientada en la década del 40 y narra una versión alternativa de la historia norteamericana, en la cual Charles Lindbergh, famoso aviador antisemita, conocido por haber sido el primer piloto en cruzar el Atlántico en un vuelo sin escalas, termina convertido en candidato a la presidencia por el partido republicano. Sus conocidas relaciones con la Alemania de Hitler, la que visitaba desde fines de los 30 con el fin de recabar información sobre el desarrollo de la aviación alemana, no fueron un impedimento para ganar la adhesión de los votantes. Mientras Franklin D. Roosevelt se rehúsa a tomar en serio al candidato, Lindbergh lleva a cabo una mediática campaña, visitando todos los estados a bordo de su famoso avión El espíritu de Saint Louis. En la novela, el personaje logra la presidencia.

Medios como Prospect, The New York Times o The New Yorker afirman que Charles Lindbergh como Donald Trump son dos figuras que saltan a la política desde otros ámbitos, como candidatos en un principio improbables, pero sorprendentemente exitosos. Ambos, asimismo, desarrollan campañas basadas en el miedo, acicateando enemigos externos, junto a políticas discriminatorias. Se diferencian, no obstante, en sus maneras: Lindbergh se cuida de expresar con sutileza su antisemitismo, mientras que Trump no tiene problemas en plantear sus opiniones contra musulmanes e inmigrantes.

Si bien hay otros matices a tomar en cuenta, como el contexto político de la época y una guerra mundial en pleno proceso, leer La conjura contra América a la luz de los hechos presentes parece ser una experiencia a lo menos inquietante.

About the Author

 

Leave a Reply