Herman Melville

Lagunas mentales

Te bautizo en nombre del diablo

por Manuel Vicuña