La casa eterna

Historia

La Casa del Gobierno, un buen hogar comunista

por Sheila Fitzpatrick