No confundir fantástico con maravilloso

Literatura

Valente o la doctrina oficial del verso en Chile

por Andrés Anwandter